La última lección

LA ÚLTIMA LECCIÓN
Hay quienes se pasan la vida impulsados por la pasión; otros, por la ambición o la codicia, aunque la marca más indeleble es la de los que transitan la venganza.
Buenos Aires, 1953. Gobierna Juan Domingo Perón y su mujer Eva acaba de morir. Un dibujante hábil, un detective adicto a las historietas, un dueño de agencia, su hermosa secretaria y una legión de profesionales del dibujo son los actores de un enigma lleno de sangre, tinta, pasión y melodías de bandoneón.
En el estudio de dibujantes Columpia, la codicia, la vanidad y el juego de poder se transforman en una olla a presión diaria. Bruno Morán elige la parodia como eje de la historia para un concurso organizado por una de las revistas que lanza al mercado, como instrumento de una pequeña venganza.
Su falta de reconocimiento profesional más el maltrato diario lo llevan a buscar el premio y a alcanzarlo.
“La última lección”, la historieta ganadora, es su pequeña revancha; con un estilo innovador lo pone en el panteón de los grandes autores de cómic.
Un año más tarde, uno de sus colegas y amigo es encontrado asesinado, tal como ocurre en su historieta premiada. Éste es el comienzo de una carrera de sangre. Julián Balaguer, un inspector retirado amante de las viñetas, resulta atrapado por la similitud corriendo tras un asesino difuso y serial que usa “La última lección” como guía.
La oscura obsesión de un asesino que dibuja una serie de crímenes, los celos profesionales, la vanidad, la envidia, la reflexión al servicio de la narración gráfica y la locura son las coordenadas de una historia imbuida en la sinfonía de la agonía del segundo gobierno peronista.

Comentarios

Erica Villar ha dicho que…
la historieta te quedó buenisima! vamos que ganás el concurso!!

Entradas populares de este blog